Skip to content
Propeler Institute

¿Cómo financiar tu emprendimiento?

Emprendedor

No sabes cómo financiar tu emprendimiento, a pesar de que tienes una gran idea, diseñaste un modelo de negocios, y ya visualizaste tu producto o servicio cambiando el mundo .

A menos de que tu idea sea completamente auto-sostenible desde el día uno, lo más probable es que requieras de ciertos recursos para desarrollarla, lanzarla y crecerla. Aunque no existe una receta perfecta, en los últimos años focos de innovación como Silicon Valley han delineado un camino para que emprendedores de todo tipo puedan hacer de sus visiones una realidad. Como toda receta, este camino es solamente una guía que varía dependiendo de los ingredientes que se tienen a la mano y del sazón del emprendedor que los utiliza.

El camino que presentaremos se rompe en tres fases, cada una con sus respectivas metas y fuentes de capital:

1. Pre-Lanzamiento

En esta primera fase lo más importante es aterrizar tu gran visión a largo plazo en pequeños pasos que pueden ser ejecutados de inmediato. Esto puede ser una página web, una representación visual o un modelo escala.

El objetivo es tener una mínima representación de tu idea que puedas salir a probar al mundo real. Dado que hasta este punto tu idea no ha sido validada, la forma más efectiva de financiar este primer paso es a través de tu familia o amigos — aquellas personas que confían en ti y desean apoyar tu visión. Gracias a estas personas podrás probar tu concepto, identificar áreas de mejora y aprender a un nivel más profundo sobre tu idea, tu mercado y la relación entre estos dos. Mientras más baratos y sencillos sean tus prototipos, más podrás aprender y más rápido identificarás tu verdadera propuesta de valor.

emprendedor negocio
Image by StartupStockPhotos from Pixabay

2. Lanzamiento

Una vez que hayas validado la viabilidad de tu modelo de negocios y la deseabilidad por tu producto o servicio, es momento de desarrollar una versión más robusta. Esta versión estará dirigida a tu mercado inicial y deberá consistir de una identidad de marca, canales de comunicación y una infraestructura operativa que te permita satisfacer la demanda proyectada.

En este momento tu idea pasa de ser un proyecto y se convierte en una empresa. Como tal, será necesario levantar un monto de capital para realizar las inversiones necesarias, contratar un equipo base y cubrir tus costos operativos hasta que la empresa tenga flujo de capital. Debido a que estarás lanzando una empresa, es importante que los inversionistas que invites a esta ronda no solo te proporcionen con capital financiero pero que también ofrezcan un valor agregado — ya sea acceso a redes de distribución, recursos operativos, o cualquier otra ventaja estratégica que ayude a navegar el mundo del emprendimiento.

En este caso, lo mejor es buscar inversionistas “angel,” es decir individuos que regularmente invierten sus propios fondos en emprendimientos. Usualmente estos individuos tendrán una red de contactos y experiencia en el mundo de los negocios que puede ser muy útil a esta temprana etapa.

3. Crecimiento

Tu empresa tiene cada vez más clientes y puedes comprobar que tu producto o servicio es algo altamente deseable por un mercado suficientemente grande. En el mejor de los casos, es posible que tengas tanta demanda que la infraestructura operativa que montaste en la ronda pasada ya no es suficiente — es momento de levantar aún más capital para continuar creciendo. Quizás tengas que expandir tus operaciones, invertir en marketing para entrar a nuevos mercados o continuar desarrollando tu tecnología… en cualquiera de estos casos, si tu empresa presenta un alto potencial de crecimiento, es probable que necesites conseguir capital institucional.

Es decir, fondos de inversión que invierten el dinero de otras personas en proyectos con un alto potencial de crecimiento. Mejor conocido como Venture Capital, o Capital de Riesgo, estos fondos invierten fuertes cantidades de dinero a cambio de un porcentaje de la empresa. La expectativa es que estas inversiones crezcan más de 10x su tamaño en tan solo 4–5 años. Para algunos modelos de negocio esto es exactamente lo que se necesita, mientras que para otros esto puede ser una presión contraproducente.

En respuesta a esto, plataformas de equity crowdfunding como Propeler.mx cambian la jugada al permitir a empresas en esta etapa a levantar hasta $5 millones de pesos de grupos de inversionistas no institucionales. Aunque no sustituye el Capital de Riesgo, estas novedosas plataformas están cambiando el paradigma de inversión del hipercrecimiento a la distribución de valor. Para un emprendedor esto significa acceso a capital, con mayor libertad para innovar.

Emprendimiento crecimiento
Image by StartupStockPhotos from Pixabay

Dejando el camino abierto para crecer

A estas alturas tu empresa puede llegar a tener cientos de empleados y miles de clientes en diversas geografías. A partir de este momento, la estrategia a seguir depende enteramente de la naturaleza de tu negocio y donde lo quieras llevar como emprendedor. Al final, la receta que utilices depende de ti.

Síguenos en nuestras redes
Facebook
Instagram
LinkedIn
Twitter
YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *