Fondeadora – La banca electrónica que estábamos esperando

El equipo que nos trajo la mayor plataforma de crowdfunding en LatAm, hoy se prepara para re-definir lo que significa ser un banco.

Eran mediados de 2017 y Lalo, Norman y René — socios fundadores de Fondeadora — contemplaban su futuro. Tras consolidar una alianza estratégica con Kickstarter, habían cumplido su meta de construir la mejor plataforma de fondeo colectivo en México. “Pasamos la batuta y de un día para el otro (los fundadores) ya no teníamos más que hacer… ” menciona Lalo Suarez, socio y Director de Comunicaciones. Como buenos diseñadores con tiempo libre, no tardaron mucho tiempo en preguntarse cual sería su siguiente reto. Dado el crecimiento acelerado de Fintech a nivel mundial, no había falta de ideas. Sin embargo, siete años al volante de Fondeadora — en contacto con más de 2,500 proyectos y creativos de todo tipo — les brindaron una perspectiva sinigual.

“Desde muy temprano nos dimos cuenta que más del 40% de los creativos en México eran no bancarizados. Esto siempre nos llamó mucho la atención.” En un país donde casi el 60% de la población no dispone de una cuenta bancaria, el equipo de Fondeadora vio una clara oportunidad. “El problema va más allá de una falta de acceso. Tenemos que rediseñar nuestra experiencia con el dinero” comentó Suarez. Después de meses en fase de diseño, hoy el equipo de Fondeadora se prepara para el lanzamiento del primer Banco Ético en México.

El concepto del Banco Ético nace de una nececidad de contrarrestar las malas prácticas de la banca institucional. “Vivímos en uno de los países más redituables para los grandes bancos. Las comisiones que cobran a sus usarios son de las más altas del mundo, mientras que la experiencia y los productos que ofrecen son inferiores.” En respuesta a esto, Fondeadora opera alrededor de principios que buscan sanar la relación del Mexicano con las finanzas:

  • Accesibilidad: Su modelo de negocios está diseñado para que todas las cuentas sean 100% gratuitas, sin mínimos, ni cargos adicionales.
  • Experiencia: Su plataforma es totalmente digital. “Queremos traer el internet al banco, no el banco al internet.” Como tal, Fondeadora no contará con sucursales y en su lugar ofrecerá una aplicación móvil para hacer todo tipo de transacciones (excepto disposición de efectivo).
  • Transparencia: Su modelo de comunicación fomenta confianza. “Creemos que la transparencia es un problema fundamental con la banca hoy en día. Nuestro plan es abrir canales de comunicación para informar a nuestros usuarios sobre el desempeño del banco y la manera en la que usamos los recursos.”
  • Comunidad: Su modelo es digno de la economía compartida. “Nos encantaría ofrecer una acción del banco a cada uno de nuestros usuarios. No solo como una manera de agradecerles su confianza, pero como un modelo a seguir para cualquier plataforma digital ética.”

A partir de Diciembre 2018, Fondeadora comenzará operaciones ofreciendo una cuenta de banco, una tarjeta de débito y herramientas de educación financiera. La meta en esta primera fase es bancarizar y educar. “Una vez cumplida esta meta podremos introducir otros productos financieros — cómo seguros o créditos —  por primera vez diseñados por un Banco Ético

Para cumplir esta meta, Fondeadora está levantando una ronda de 2 a 25 millones de pesos a través de Propeler, una plataforma de inversión colectiva. Este capital les permitirá abrir sus primeras 12,800 cuentas (de usuarios pre-registrados) y continuar su crecimiento en toda la república. Con más de 71 Millones de Mexicanos con conexión a internet, Fondeadora puede llegar a ser mucho más que un banco para creativos —  puede convertirse en el banco favorito de México. Ya era hora de que alguien hiciera bien lo que otros bancos hacen mal.

Visita propeler.mx y vuélvete inversionista de Fondeadora con solo $15,000.

Cómo financiar tu emprendimiento 

Se te ocurrió una gran idea, diseñaste un modelo de negocios, y ya visualizaste tu producto o servicio cambiando el mundo — ¿Ahora qué sigue?

A menos de que tu idea sea completamente auto-sostenible desde el día uno, lo más probable es que requieras de ciertos recursos para desarrollarla, lanzarla y crecerla. Aunque no existe una receta perfecta, en los últimos años focos de innovación como Silicon Valley han delineado un camino para que emprendedores de todo tipo puedan hacer de sus visiones una realidad. Como toda receta, este camino es solamente una guía que varía dependiendo de los ingredientes que se tienen a la mano y del sazón del emprendedor que los utiliza.

El camino que presentaremos se rompe en tres fases, cada una con sus respectivas metas y fuentes de capital:

Fase 1: Pre-Lanzamiento

En esta primera fase lo más importante es aterrizar tu gran visión a largo plazo en pequeños pasos que pueden ser ejecutados de inmediato. Esto puede ser una página web, una representación visual o un modelo escala. El objetivo es tener una mínima representación de tu idea que puedas salir a probar al mundo real. Dado que hasta este punto tu idea no ha sido validada, la forma más efectiva de financiar este primer paso es a través de tu familia o amigos — aquellas personas que confían en ti y desean apoyar tu visión. Gracias a estas personas podrás probar tu concepto, identificar áreas de mejora y aprender a un nivel más profundo sobre tu idea, tu mercado y la relación entre estos dos. Mientras más baratos y sencillos sean tus prototipos, más podrás aprender y más rápido identificarás tu verdadera propuesta de valor.

Fase 2: Lanzamiento

Una vez que hayas validado la viabilidad de tu modelo de negocios y la deseabilidad por tu producto o servicio, es momento de desarrollar una versión más robusta. Esta versión estará dirigida a tu mercado inicial y deberá consistir de una identidad de marca, canales de comunicación y una infraestructura operativa que te permita satisfacer la demanda proyectada. En este momento tu idea pasa de ser un proyecto y se convierte en una empresa. Como tal, será necesario levantar un monto de capital para realizar las inversiones necesarias, contratar un equipo base y cubrir tus costos operativos hasta que la empresa tenga flujo de capital. Debido a que estarás lanzando una empresa, es importante que los inversionistas que invites a esta ronda no solo te proporcionen con capital financiero pero que también ofrezcan un valor agregado — ya sea acceso a redes de distribución, recursos operativos, o cualquier otra ventaja estratégica que ayude a navegar el mundo del emprendimiento. En este caso, lo mejor es buscar inversionistas “angel,” es decir individuos que regularmente invierten sus propios fondos en emprendimientos. Usualmente estos individuos tendrán una red de contactos y experiencia en el mundo de los negocios que puede ser muy útil a esta temprana etapa.

Fase 3: Crecimiento

Tu empresa tiene cada vez más clientes y puedes comprobar que tu producto o servicio es algo altamente deseable por un mercado suficientemente grande. En el mejor de los casos, es posible que tengas tanta demanda que la infraestructura operativa que montaste en la ronda pasada ya no es suficiente — es momento de levantar aún más capital para continuar creciendo. Quizás tengas que expandir tus operaciones, invertir en marketing para entrar a nuevos mercados o continuar desarrollando tu tecnología… en cualquiera de estos casos, si tu empresa presenta un alto potencial de crecimiento, es probable que necesites conseguir capital institucional. Es decir, fondos de inversión que invierten el dinero de otras personas en proyectos con un alto potencial de crecimiento. Mejor conocido como Venture Capital, o Capital de Riesgo, estos fondos invierten fuertes cantidades de dinero a cambio de un porcentaje de la empresa. La expectativa es que estas inversiones crezcan más de 10x su tamaño en tan solo 4–5 años. Para algunos modelos de negocio esto es exactamente lo que se necesita, mientras que para otros esto puede ser una presión contraproducente.

En respuesta a esto, plataformas de equity crowdfunding como Propeler.mx cambian la jugada al permitir a empresas en esta etapa a levantar hasta $5 millones de pesos de grupos de inversionistas no institucionales. Aunque no sustituye el Capital de Riesgo, estas novedosas plataformas están cambiando el paradigma de inversión del hipercrecimiento a la distribución de valor. Para un emprendedor esto significa acceso a capital, con mayor libertad para innovar.

De aquí en adelante:

A estas alturas tu empresa puede llegar a tener cientos de empleados y miles de clientes en diversas geografías. A partir de este momento, la estrategia a seguir depende enteramente de la naturaleza de tu negocio y donde lo quieras llevar como emprendedor. Al final, la receta que utilices depende de ti.

Invierte en la primera pintura sustentable

No cabe duda que cada día hay más consciencia sobre el impacto que tienen los productos que consumimos en el medio ambiente y nuestra salud. Desde nuevas leyes que prohíben el uso de bolsas de plástico, hasta nuevas tendencias alimenticias, a diario hay acciones que buscan un futuro más sustentable. Sin embargo, hay muchos sectores por mejorar — entre ellos la pintura con la que se pintan los hogares Mexicanos.

Con un consumo per capita de 5.6L al año, México es una de los países que más pintura produce. Comúnmente fabricada de materiales tóxicos, las pinturas tradicionales emiten contaminantes a la atmósfera y siguen liberando compuestos orgánicos volátiles (COVs) hasta 5 años después de pintar una pared. Estos químicos pueden llegar a ser tan tóxicos que la Organización mundial de salud (WHO) ha emitido comunicados de precaución para todos aquellos que se dediquen a la aplicación de pinturas. En un país con más de 190,000 pintores, tener hogares tan coloridos tiene sus contratiempos.

Afortunadamente hay una empresa Mexicana que está haciendo algo al respecto: INDECOLOR. Fundada en 2011, la empresa ofrece pintura a base de materiales reciclados, lo cual no solo elimina la necesidad de usar solventes, pero también disminuye la cantidad de emisiones que generan los residuos en tiraderos. Por si eso fuera poco, la pintura también tiene un precio de venta 20% por debajo de la marca más conocida del país. Para un pintor que gana un promedio $280 al día, usar INDECOLOR es equivalente a duplicar sus ingresos.

Para comunicar su triple propuesta de valor (salud, sustentabilidad y ahorros), la estrategia comercial de INDECOLOR es adentrarse a puntos de venta en áreas con un alta concentración de espacios comerciales. Al enfocarse en el sector comercial, la empresa podrá maximizar su volumen de ingresos por cada punto de venta, creciendo así sus operaciones antes de adentrarse al segmento doméstico. Para cumplir con estas metas, hoy están levantando una ronda de inversión de $6,000,000 que les permitirá incrementar su producción, adquirir puntos de venta e invertir en esfuerzos de marketing.

INDECOLOR está encaminado a convertirse en un líder de materiales de construcción sustentables, posicionándolo como una posible adquisición para empresas internacionales (como Home Depot y Unilever) que en últimos años han invertido fuertemente en productos con mínimo impacto ambiental. Siendo una tendencia global, los productos sustentables están proyectados a ser el segmento de mayor crecimiento en los siguientes 5 años — INDECOLOR incluido.

¿Quieres ser parte de la acción? A partir de ahora podrás invertir en Indecolor desde $15,000. Visita Propeler.mx y se parte de un mejor futuro.

¿Quieres invertir en empresas emergentes? El equity crowdfunding ha llegado a México

El crowdfunding, o fondeo colectivo, ha sido un vehículo viable para financiar todo tipo de proyectos: Desde cine de arte hasta productos innovadores que hoy operan como empresas multimillonarias. A cambio de una pequeña recompensa, creativos y emprendedores tienen la oportunidad de romper el esquema tradicional de financiamiento y acelerar el desarrollo de sus proyectos con el poder del apoyo colectivo.

Sin duda el crowdfunding a democratizado la innovación, permitiendo que cualquier persona con una buena idea y un video ilustrativo reciba los fondos necesarios para empezar a construir sus sueños. ¿Qué pasa cuando estos emprendedores ya tienen una empresa con una base de clientes activa? Tradicionalmente, financiar empresas en etapa de crecimiento requería de pequeños grupos de inversionistas sofisticados, usualmente alargando el proceso de levantamiento de capital hasta 18 meses. ¿Qué si usáramos el poder del crowd?

Equity crowdfunding — o inversión colectiva — funciona como una plataforma tradicional de crowdfunding para empresas. En lugar de ofrecer una recompensa, los backers (ahora inversores) reciben un porcentaje de acciones, efectivamente volviéndose socios de la empresa en cuestión. Plataformas como Propeler no solo benefician al emprendedor con acceso a capital, pero también al ahora inversionista — por primera vez permitiéndole invertir desde $15,000 pesos en empresas de rápido crecimiento.

Mientras que en otros países el equity crowdfunding aún no es reconocido, la nueva ley Fintech ha delineado estatutos y regulaciones para proteger tanto a los inversionistas como a las empresas que participen en este tipo de financiamiento. Más allá de las leyes establecidas, los inversionistas deben de informarse sobre las empresas en las que invierten, empezando por la labor de due-dilligence por parte de las plataformas de inversión.

A diferencia de una inversión en la bolsa de valores, la inversión en startups depende en el éxito a largo plazo en lugar de su desempeño a diario. Las inversiones de este tipo usualmente se capitalizan en materia de años, por lo que es de suma importancia invertir en plataformas con una buena selección de proyectos y criterio de mercado. En Propeler, el proceso de selección de emprendimientos se rige en cuestión de ciertos indicadores de éxito, como trayectoria del emprendimiento, equipo fundador, y segmento de innovación. Al considerar estos tres factores, Propeler ofrece inversiones en empresas que han comprobado su lugar en el mercado, y que ofrecen un alto potencial de crecimiento en los siguientes 3–5 años.

De ser una empresa exitosa, los inversionistas podrán recuperar su inversión (o ganar hasta 100x) de distintas maneras. La opción más común es por medio de una adquisición por una empresa más grande (¿te acuerdas cuando facebook compró instagram por mil millones de dólares?). La segunda opción es a través de una cotización en la bolsa pública por medio de un IPO. Y por último, la tercera es a través de dividendos o una compra directa de tus acciones por medio de la misma empresa. En cualquiera de estos casos, la fórmula del éxito es la misma: un gran producto y un gran equipo en el lugar correcto, en el momento correcto.

¿Te gustaría invertir en empresas emergentes? Registrate en Propeler y se parte de la acción.

A partir de Junio, podrás invertir en la primera cartera digital para no bancarizados en México.

Es evidente que México se encuentra en transición hacia una economía digital. Como uno de los mayores consumidores de smartphones a nivel mundial, hoy vemos cambios en nuestra forma de vida gracias a nuevos servicios digitales: desde la forma en que compramos alimentos (Rappi), hasta la forma en que buscamos pareja (Bumble). Sin embargo, uno de los cambios más radicales apenas comienza: la forma en la que movemos dinero.

La banca institucional no ha cambiado en más de un siglo. Basada en un modelo de negocios que depende de altas tazas de interés, cargos ocultos y costos de transacción, la banca en México se encuentra en una posición vulnerable ante las fuerzas disruptivas de la innovación digital.

Con la llegada de nuevas tecnologías, atención al diseño y modelos de negocio enfocados en ofrecer la mejor experiencia posible, la era Fintech promete evolucionar todo tipo de servicios financieros. Quizás una de las startups más prometedoras es Swap: la primera cartera digital en México que te permite mandar y recibir dinero tan fácil como enviar un mensaje de texto.

A diferencia de un banco tradicional, Swap ofrece transacciones inmediatas y libres de costo. Lanzada en 2016, esta joven empresa ha movido cerca de $52,000,000 pesos entre sus 62,000 usuarios, quienes pueden hacer transferencias desde la aplicación o por WhatsApp. Con actividad en más de 100 ciudades del país, todo indica que esto es solo el comienzo:

De acuerdo a Jerónimo González, Co-Fundador y COO: “la meta es abrir nuestras puertas a los 77 millones de Mexicanos que hoy no tienen una cuenta de banco.”

A solo unas semanas de aceptar depósitos en efectivo a través de tiendas de autoservicio, Swap podrá brindar los servicios financieros más avanzados a una población completamente desatendida por la banca tradicional. “Proyectamos llegar a 1 millón de usuarios en los siguientes 12 meses. Una vez ahí, podremos introducir servicios adicionales como préstamos o envío de remesas” agregó Jerónimo González.

Con varios titanes tecnológicos, incluidos Amazon, Paypal y Alibaba, buscando una entrada al mercado de pagos en México, Swap está posicionado para ser una de las primeras grandes adquisiciones de la era Fintech en nuestro país. Para llegar ahí, buscan cerrar el 2018 con una ronda de inversión de $50M que les permitirá ampliar su gama de servicios y sumar usuarios en todas las ciudades de la república.  

¿Quieres ser parte de la acción?

A partir del primero de Junio, Propeler Equity Crowdfunding, una plataforma de fondeo colectivo, te permitirá ser accionista en Swap desde $15,000.

Visita la campaña y únete a este nuevo movimiento.

Nota: Este artículo ha sido comisionado por Propeler, pero las opiniones expresadas son aquellas del autor y están libres de conflictos de interés. Este artículo no es para ser tomado como un consejo de inversión.

 

Articulo escrito por Victor Angel